sábado, 8 de octubre de 2016

JURADO DE QUESOS IDIAZABAL DE NAVARRA (ARTZAI EGUNA) UHARTE ARAKIL


Por segundo año consecutivo (2015 y 2016) he tenido el lujo de ser miembro del  jurado del concurso de quesos Idiazabal de Navarra, que se celebra en Uharte Arakil en el Artzai Eguna (Día del pastor)
He comprobado de primera mano o mejor dicho de “paladar” que las queserías de Navarra tienen un magnifico potencial en producto y trabajo.
Darles la enhorabuena a todas ellas por su esfuerzo y entusiasmo en seguir día a día elaborando tan magnífico producto.

No es tarea fácil elegir el mejor de los mejores, ya que hay que tener en cuenta factores como la forma, la dureza de la corteza, el color de la pasta, los “ojos” (esas cavidades que tienen los quesos…o no…), el sabor, el olor, el regusto.
Saber y distinguir que es positivo o no en un queso para su puntuación, para mi es una labor con muchísima responsabilidad y todos los miembros nos lo tomamos muy en serio. Cualquier matiz es importante para la decisión.


Os dire a modo de pincelda para que vosotros mismos tambien hagais "cata" en casa o cuando vayais a comprarlos, que si en un queso notamos un toque picante es debido a que el cuajo utilizado es natural, que la pasta debe tener un color blanquecino homogéneo o que los "ojos" deben ser de tamaño similar y repartidos por todo el queso.

Para la cata el jurado es puesto en diferentes mesas (aprox. 4 personas en 6 mesas) se pasa la primera cata, de donde se selección 2 de cada una para la final.
La segunda y decisiva cata se hace de los aprox. 12 finalistas y todos los miembros del jurado, volvemos a catarlos.


Para estas catas se utiliza medio queso de cada uno de ellos. Una vez decidido y celebrado el ganador, el medio queso restante de ese ganador es subastado. Este año llego a la friolera de 4.450 €.

Como dato curioso, entre cata y cata, los mismos miembros del jurado somos quienes también calificamos los guisos de oveja que se presentan para la ocasión. Un plato lleno de tradición y sabor que en Uharte Arakil saben muy bien como concinarlo. 

Desde aquí dar las gracias a la denominación Idiazábal por contar conmigo y hacerme vivir una experiencia tan enriquecedora e instructiva.